Cada vez que hacemos una inversión estamos expuestos a riesgos. Por eso, las empresas de inversión aconsejan que solo se debe invertir lo que las personas se puedan permitir perder. Los riesgos están en todas las áreas, por ejemplo, los bancos o entidades financieras que otorgan créditos se exponen a riesgos al prestar el dinero a un tercero ya sea una persona física o jurídica, pues esa cuenta se puede convertir en incobrable.

 

   Asimismo la persona que solicita créditos para su empresa o para un consumo personal también debe enfrentar riesgos porque quizá no pueda pagar y puede entrar en pleitos legales con la entidad financiera, puede terminar en una lista de morosos que le afecte su reputación por mucho tiempo. Igual ocurre con el empresario que solicita créditos para ampliar su capital, si le va mal tiene un riesgo grande pues no podrá pagar lo acordado.

 

   En tal sentido, el riesgo financiero es una incertidumbre que se produce en el marco del rendimiento de alguna inversión y esto se debe a los cambios que se producen en un sector de la economía, la dificultad para devolver el capital y la inestabilidad creciente de los mercados financieros. Un ejemplo de esto, son las variables incontrolables que dominan el funcionamiento de los mercado, las decisiones macroeconómicas de los gobiernos, las crisis económicas, la gestión gubernamental, entre otros.

 

    También, se debe considerar la volatilidad de los mercados financieros en ciertos sectores, como es el caso de las criptomonedas, una subida repentina o bajada estrepitosa representa un gran riesgo para los inversionistas en todos los rubros. Ahora bien, en este artículo se presenta cómo se puede evitar los riesgos en el manejo de productos financieros:

 

1. La evaluación de la rentabilidad de la inversión

Es importante conocer a fondo el negocio, es decir analizar las ventajas y desventajas, las oportunidades y amenazas. Ante de tomar una decisiones de invertir o solicitar créditos se debe evaluar a fondo y de invertir es importante hacerlo con el dinero que se pueda permitir perder, es decir no invertir todos sus ahorros.

 

2. La anticipación del futuro

Por esto es importante conocer el mercado donde se está invirtiendo a fin de generar estrategias que permitan anticipar el comportamiento de los mercados y así tomar decisiones en el momento oportuno.

 

3. Diversificar

Otra de las alternativas que se pueden aplicar para evitar riesgos es diversificarlo, es decir si se decide operar bajo inversiones de alto riesgo se pueden tomar otras más seguras a fin de generar un equilibrio.

 

4. La retroalimentación

Es necesario siempre evaluar los resultados que se van obteniendo en el proceso a fin de tomar las acciones correctivas y a la vez se pueden tomar decisiones oportunas, rápidas y así evitar algunos descalabros generados por riesgos identificados a tiempo.

 

5. De forma directa y negativamente

Otra de las alternativas para evitar que los riesgos de créditos inciden de forma directa y negativamente en el negocio o en las finanzas personales es su gestión oportuna ante la incertidumbre y esto se puede resolver contratando una empresa de seguros y así proteger determinados activos

Más información puede encontrar en este sitio.

¿Cómo evitar riesgos de productos financieros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *